DEFICIENCIAS EN CENTROS ESCOLARES

22.01.2013 22:39

 

Deficiencias en centros escolares

Editorial

Una detallada radiografía realizada por Levante-EMV sobre los centros educativos de la Comunitat Valenciana pone de relieve que los últimos incidentes en el colegio Luis Vives de Valencia o del colegio de Santa Pola „con nueve alumnos y una profesora heridos tras hundirse el suelo„ no son un hecho aislado, sino que se corresponden con una situación de abandono y falta de inversiones generalizada. Las deficiencias que arrastran colegios e institutos públicos de todas las comarcas se deben la mayoría de las veces al escaso o nulo mantenimiento de unas instalaciones que en algunos casos llegan a superar los cuarenta años de antigüedad, deficiencias que en ocasiones son meramente estéticas, pero que en ciertos casos comprometen la seguridad física de los propios alumnos, puesto que ya se trata de problemas estructurales. La Generalitat Valenciana, además, no puede ignorar estas circunstancias, habida cuenta de que con frecuencia son las propias direcciones de los centros escolares y las asociaciones de padres de alumnos las que las han elevado de forma reiterada a las autoridades educativas autonómicas o municipales sin obtener respuesta u obteniendo si acaso la promesa de una inversión que no siempre llega. Y lo más grave es que estos problemas se han convertido en crónicos después de que una empresa pública como Ciegsa, ahora integrada en la Entidad de Infraestructuras de la Generalitat (EIGE), haya acumulado una deuda de 2.300 millones de euros tras una nefasta gestión en la construcción de centros educativos, con actuaciones más que dudosas en las que se ha llegado a pagar en sobrecostes más del doble de lo presupuestado y con denuncias de la propia Sindicatura de Comptes sobre irregularidades en las contrataciones.

 

Los padres protestan con cascos ante el ´abandono´ de los colegios

El secretario autonómico de Educación invita a la FAPA a recorrer juntos todos los centros de reciente construcción

 

Un grupo de padres de alumnos se concentró ayer ante la sede de la Conselleria de Educación, ataviados con cascos de albañil, para protestar por el "abandono" de los colegios e institutos valencianos y por el "deterioro" del sistema educativo público que, a su juicio, "está poniendo en peligro la seguridad del alumnado". La protesta estaba convocada por la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de la provincia de Valencia (FAPA), cuya ejecutiva ha hecho llegar una carta a la consellera de Educación, María José Català, en la que denuncian el "déficit de infraestructuras".
En su misiva, que han leído en el acto, reprueban la "irresponsabilidad" de la conselleria en este tema y sostienen que "los últimos casos en los que el techo se ha hundido, como el CEIP Lluís Vives de Valencia o más recientemente el colegio La Hispanidad de Santa Pola, no son casos aislados", sino que "el déficit de infraestructuras es una problemática generalizada de los centros públicos valencianos".
Tras la concentración a las puertas de la conselleria, el secretario autonómico de Educación, Rafael Carbonell y el director general de Formación Profesional, Gonzalo Alabau, recibieron a Josep Ricard Revert, en representación de FAPA. En la reunión, Carbonell y Alabau, se han ofrecido a recorrer junto a los representantes de los padres de alumnos todos los centros nuevos que según la conselleria ha construido recientemente. La FAPA, no sólo ha aceptado la invitación, sino que asegura que "pagará el autobús para que el gasto no sea un problema para la Generalitat y no se gaste ni un euro en nada que no sea solucionar el déficit de centros".

 

El%20País                                                       

FAPA comprobará con Educación la calidad de los centros nuevos

La Federación de Padres de Valencia se manifiesta contra las carencias de las infraestructuras

 

https://ep01.epimg.net/ccaa/imagenes/2013/01/18/valencia/1358531819_877462_1358534073_noticia_normal.jpg

Representantes de padres de alumnos concentrados el viernes ante la Consejería de Educación. / TANIA CASTRO

 

El secretario autonómico de Educación, Rafael  Carbonell, y el director general de Formación Profesional, Gonzalo Alabau, y representantes de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAPA-Valencia) han acordado visitar juntos los centros de reciente construcción. Así lo han manifestado ambos al acabar la reunión mantenida tras la concentración de padres y madres de algunos colegios valencianos ante la consejería para reclamar más seguridad en los centros públicos.

 Después de la concentración, convocada tras el hundimiento del suelo en el colegio Hispanidad de Santa Pola con el resultado de 10 heridos, Josep Ricard Revert en representación de FAPA-València y algunas Ampa han sido recibidas por Carbonell y Alabau, quienes han aceptado la propuesta de la Federación de Padres de visitar juntos todos los centros nuevos de la provincia que, "según la Consejería han sido construidos recientemente". Según EFE, los representantes de la Administración han invitado a sus interlocutores de FAPA-Valencia a acompañarles en sus visitas a los centros nuevos al cuestionar éstos que Educación haya construido tantos centros como asegura, puesto que, "ponen un parche o construyen un muro y lo llaman centro de nueva creación" y han apuntado que las visitas les servirán para "comprobar" su seguridad.

FAPA se ofrece a pagar "el autobús y la gasolina para que el gasto no sea un problema para la Consejería de educación y no se gaste ni un euro en otra cosa que solucionar el dèficit de centros”, ha manifestado Josep Ricard Revert.

La ejecutiva de la Federación de Ampas ha hecho llegar una carta a la consejera María José Català, en la que denuncian el "déficit de infraestructuras", reprueban la "irresponsabilidad" de la Consejería y sostienen que "los últimos casos en los que el techo se ha hundido, como el CEIP Lluís Vives de Valencia o más recientemente el colegio La Hispanidad de Santa Pola, no son casos aislados", sino que "el déficit de infraestructuras es una problemática generalizada en muchos de los centros públicos educativos valencianos". FAPA-València solicita a Educación que elabore un plan de rehabilitación de centros y la construcción de nuevas escuelas públicas y diseñe, por tanto, "un nuevo mapa escolar".  También reclaman, "con carácter de urgencia,", una modificación en el presupuesto de 2013 para aumentar la partida presupuestaria destinada a la construcción de centros públicos".

En la protesta  han participado representantes de los centros de El Perelló, San Juan de Ribera de Burjassot, el CEIP Evaristo Calatayud de Montserrat y el Emilio Lluch de Náquera, todos ellos afectados por el déficit de infraestructuras y dotaciones desde hace años.